Una librería viva 3


Cuentacuentos

Estamos convencidos de que las librerías como espacios físicos deben jugar un papel fundamental en la creación de lectores, especialmente las librerías dirigida a niños. Por más campañas que aparezcan en la tele y otros lugares inverosímiles, sabemos que en todo México faltan opciones para niños que los permitan escoger múltiples maneras de formar una relación permanente con la lectura, y que la lectura les dará, entre tantas cosas, paz interior, placer, imaginación, espacios de reflexión, información, conciencia, formas de cuestionar y herramientas para la vida.

En los cinco años y medio de trabajo que lleva nuestra librería, hemos logrado tener cada vez mayor alcance y proyección, a tal grado que ganamos el primer Premio Morelos a la Empresa Cultural 2012, mención honorífica en el premio México Lee 2013, primer lugar en el Concurso de Vitrinas 2014, y más recientemente el VII Premio Nacional de Librerías, otorgado por el Instituto de Desarrollo de Libreros (INDELI) y la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Las repercusiones en la comunidad son claras; ya tenemos una clientela fiel y niños que vienen todos los sábados a la sesión de cuentacuentos que ofrecemos gratuitamente, así como a los múltiples talleres de libros, presentaciones editoriales, talleres de animación a la lectura y actividades relacionadas con la literatura que llevamos a cabo cada mes.

En Morelos, un estado asolado por la violencia, la librería Catarina Marina es un remanso de paz. Hoy, en nuestro estado, nuestros seres más vulnerables —los  niños y jóvenes— tienen cada vez menos espacios de reflexión y tranquilidad, menos maneras de encontrar una voz propia, explorar su propia historia y construir sus propias nociones estéticas. Nuestro propósito es darles ese espacio, aunado a herramientas prácticas y específicas que les permitan desarrollar una relación con la palabra y el texto. En los próximos años, tenemos el propósito de seguir ampliando nuestro campo de acción, y salir más allá de este espacio para llevar la literatura a los niños.

La librería Catarina Marina es un espacio innovador y de fomento a la lectura que pone a la venta libros selectos para niños y jóvenes y libros ilustrados de calidad para adultos. Por medio de nuestra atención personal, y en un espacio agradable, casero y acogedor, hacemos recomendaciones según las necesidades de cada niño o niña. Tomando en cuenta las preferencias de los padres, buscamos apoyar las elecciones de lectura tanto de niños como de adultos a su alrededor, al mismo tiempo abriendo un nuevo universo de posibilidades literarias.

Fundada el 14 de noviembre de 2009, esta librería nació con el idealismo de crear un espacio mágico especial para los niños y jóvenes que comienzan a descubrir los universos infinitos de la literatura, pero también para el adulto que, inevitablemente, se reencuentra en los libros que leyó —o que hubiera querido leer— en su infancia. Tenemos una selección de más de diez mil títulos a la venta para todas las edades, incluidos libros ilustrados para adultos y novela gráfica. Estamos ampliando constantemente nuestro fondo y agregando, entre otras cosas, más títulos para jóvenes y libros de educación para padres.

Tenemos amplia experiencia en distintas partes de la labor literaria, desde la edición y traducción hasta la distribución. Nuestra preferencia desde el inicio ha sido por los libros que buscan realmente provocar y abrir la imaginación, generar una relación significativa con los libros y proporcionar una experiencia estética profunda con el libro como objeto. Para esto nos ha ayudado establecer fuertes vínculos con editoriales mexicanas independientes que de alguna manera tienen un espíritu afín al nuestro (por ejemplo, Tecolote, El Naranjo, Nostra Ediciones, Cidcli, Ediciones Era, Libros para Soñar, Ediciones Malinalco, Textofilia, Ediciones Tumbona, Sexto Piso, el fondo editorial de la Secretaría de Cultura de Morelos, entre muchos otros), así como editoriales establecidas que tienen un gran acervo (Océano, SM, Alfaguara, Fondo de Cultura Económica) y editoriales selectas extranjeras que aportan nuevas visiones y diferentes estéticas (por ejemplo, Edelvives, Barbara Fiore, Editorial Juventud, Lóguez, Libros del Zorro Rojo, Impedimenta, Norma Cómics, entre muchas otras).

También hemos buscado crear un espacio para autores y editoriales locales que no siempre encuentran la manera de vender o distribuir su material. Asimismo, hemos aprovechado el espacio para hacer presentaciones de libros y lecturas con autores locales y cuentacuentos del estado de Morelos; aprovechamos la cercanía con el Distrito Federal para invitar a autores que vienen “de paso”, y hemos comenzado a hacer presentaciones de editoriales independientes, entre ellas Amaquemecan, Editorial 3 Abejas y Textofilia.

Así, desde que abrió sus puertas, la librería Catarina Marina ha seguido realizando actividades y talleres de diversa índole, de forma abierta, a costos muy accesibles o de entrada libre. Optamos por generar un espacio que ofreciera servicios distintos a las librerías comerciales, o una experiencia alejada de las compras por Internet, en donde además pudiéramos encauzar los recursos que se reúnen a otros productores culturales —cuentacuentos, talleristas, titiriteros— que a su vez le apuestan a la importancia de la cultura para regenerar el tejido social de nuestra ciudad, formando así una especie de red informal de promotores de la lectura en el sentido más amplio de la palabra. Todo esto, entre otras actividades que hace la librería como empresa cultural: llevamos libros a las ferias escolares del Municipio de Cuernavaca y a algunas en los municipios de Cuautla y Tepoztlán, así como la Feria Nacional de Literatura Infantil y Juvenil de Morelos; ayudamos en la selección de libros para uso individual o para escuelas y maestros; ofrecemos talleres y sesiones de cuentacuentos; tenemos un café pequeño que sirve pays y panes caseros, jugos, tés y un café chiapaneco muy bueno (y por convicción nos rehusamos a servir comida chatarra y refrescos), con la idea de ofrecer un espacio para relajarse, conversar, intercambiar ideas y acercarse al placer de la lectura desde múltiples perspectivas.

La supervivencia de estos espacios también tiene que ver con el reconocimiento de que proporcionan diversidad cultural y comercial a sus comunidades, y que todos nos beneficiamos de una política cultural que los fomente. Estos son los espacios donde debatimos, compartimos, conocemos, ampliamos nuestros horizontes y desafiamos nuestras visiones del mundo. Estos son los espacios que nos permiten tejer redes, establecer vínculos con otros, generar proyectos, analizar nuestros universos y desarrollar alternativas creativas a los problemas que nos acechan en el mundo que nos rodea; son espacios seguros, espacios de construcción y reconstrucción, donde aprendemos a leer y escuchar opiniones radicalmente distintas a las nuestras. Son espacios para construir democracia y ciudadanía. Como dijo el escritor Alberto Ruy Sánchez en ocasión de la promulgación de la Ley de Fomento al Libro en 2008, “encontrar los libros que uno no sabía que existían, pero que le dan sentido a la vida, que ayudan a vivirla, es algo que rehace la red social, no sólo enriquece espiritualmente al individuo”.[1]

¿Seguirá la Catarina Marina surcando los mares en pos de esa misma ilusión? ¿Se tratará de una fata morgana? Solo el tiempo, y los lectores, lo dirán.


[1] Discurso de Alberto Ruy Sánchez durante la ceremonia de la promulgación de la Ley de Fomento a la Lectura y el Libro, 23 de julio de 2006, http://www.leydellibro.org.mx/ruysanchez_discurso.shtml, consultado el 20 de mayo de 2013.


Responder a Olvelt Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

3 thoughts on “Una librería viva

  • Olvelt

    Felicidades por tan loable labor, muchos espacios de estos le hacen falta a nuestro gran país, ávido de gente grande que a saber, la mejor manera de lograr que la gente recomponga sus ideales y sus actitudes, es fomentando en ellos el buen hábito de leer desde pequeños.

    Un saludo y por cierto… Felicidades por tan honroso premio el que están próximos a recibir en la FIL.

  • Ana ALEJANDRA

    Hola buen día.
    Por medio de la presente me permito primeramente enviarle un cordial saludo,
    El motivo de este correo es hacerle la petición formal para la cotización de unos libros. espero que se puedan comunicar por medio de correo para poder pasar la lista de los libros que necesito.
    Gracias por su atención esperando respuesta a la brevedad.

    • Sonia

      Hola, Ana Alejandra:

      La librería cerró en enero, desafortunadamente. Sin embargo, avísanos en qué ciudad estás para recomendarte otra librería infantil que te pueda apoyar.

      Saludos cordiales.